From 1 - 10 / 29
  • La figura de Reserva de la Biosfera se otorga a espacios que cuentan con una riqueza natural y cultural representativas de los distintos ecosistemas del globo terráqueo. Este galardón lo concede la UNESCO, en el marco del programa MaB (Hombre y Biosfera). El territorio de una Reserva de Biosfera se divide en tres zonas según su nivel de protección: La zona núcleo: Está compuesta por ecosistemas mínimamente perturbados y característicos de una región del mundo. Un área núcleo tiene protección legal segura, y en ella sólo se permiten actividades no destructivas y que no afecten adversamente los procesos naturales del ecosistema. Esta zona debe asegurar la protección a largo plazo de la biodiversidad in situ. · La zona Tapón: Está comprendida por aquellos espacios dónde sólo pueden realizarse actividades que contribuyan a los múltiples objetivos de la Reserva. Estas actividades corresponden a investigación científica, educación y formación ambiental, así como actividades turísticas, recreativas, uso tradicional de la tierra y como zona cultural estable. · La zona de transición: Es la parte más lejana de la zona núcleo y no está demarcada, pero corresponde a una dinámica y siempre expansiva zona de cooperación, donde el trabajo de la Reserva de la Biosfera es aplicado discretamente a las necesidades de las comunidades locales de la región. Así, la zona de transición puede contener asentamientos, campos, pastizales y bosques, y en ella se desarrollan actividades económicas que están en armonía con el medio ambiente natural y con la Reserva de la Biosfera.

  • La figura de Reserva de la Biosfera se otorga a espacios que cuentan con una riqueza natural y cultural representativas de los distintos ecosistemas del globo terráqueo. Este galardón lo concede la UNESCO, en el marco del programa MaB (Hombre y Biosfera). El territorio de una Reserva de Biosfera se divide en tres zonas según su nivel de protección: · La zona núcleo: Está compuesta por ecosistemas minimamente perturbados y característicos de una región del mundo. Un área núcleo tiene protección legal segura, y en ella sólo se permiten actividades no destructivas y que no afecten adversamente los procesos naturales del ecosistema. Esta zona debe asegurar la protección a largo plazo de la biodiversidad in situ. · La zona Tapón: Está comprendida por aquellos espacios dónde sólo pueden realizarse actividades que contribuyan a los múltiples objetivos de la Reserva. Estas actividades corresponden a investigación científica, educación y formación ambiental, así como actividades turísticas, recreativas, uso tradicional de la tierra y como zona cultural estable. · La zona de transición: Es la parte más lejana de la zona núcleo y no está demarcada, pero corresponde a una dinámica y siempre expansiva zona de cooperación, donde el trabajo de la Reserva de la Biosfera es aplicado discretamente a las necesidades de las comunidades locales de la región. Así, la zona de transición puede contener asentamientos, campos, pastizales y bosques, y en ella se desarrollan actividades económicas que están en armonía con el medio ambiente natural y con la Reserva de la Biosfera.

  • La figura de Reserva de la Biosfera se otorga a espacios que cuentan con una riqueza natural y cultural representativas de los distintos ecosistemas del globo terráqueo. Este galardón lo concede la UNESCO, en el marco del programa MaB (Hombre y Biosfera). El territorio de una Reserva de Biosfera se divide en tres zonas según su nivel de protección: · La zona núcleo: Está compuesta por ecosistemas minimamente perturbados y característicos de una región del mundo. Un área núcleo tiene protección legal segura, y en ella sólo se permiten actividades no destructivas y que no afecten adversamente los procesos naturales del ecosistema. Esta zona debe asegurar la protección a largo plazo de la biodiversidad in situ. · La zona Tapón: Está comprendida por aquellos espacios dónde sólo pueden realizarse actividades que contribuyan a los múltiples objetivos de la Reserva. Estas actividades corresponden a investigación científica, educación y formación ambiental, así como actividades turísticas, recreativas, uso tradicional de la tierra y como zona cultural estable. · La zona de transición: Es la parte más lejana de la zona núcleo y no está demarcada, pero corresponde a una dinámica y siempre expansiva zona de cooperación, donde el trabajo de la Reserva de la Biosfera es aplicado discretamente a las necesidades de las comunidades locales de la región. Así, la zona de transición puede contener asentamientos, campos, pastizales y bosques, y en ella se desarrollan actividades económicas que están en armonía con el medio ambiente natural y con la Reserva de la Biosfera.

  • La figura de Reserva de la Biosfera se otorga a espacios que cuentan con una riqueza natural y cultural representativas de los distintos ecosistemas del globo terráqueo. Este galardón lo concede la UNESCO, en el marco del programa MaB (Hombre y Biosfera). El territorio de una Reserva de Biosfera se divide en tres zonas según su nivel de protección: · La zona núcleo: Está compuesta por ecosistemas minimamente perturbados y característicos de una región del mundo. Un área núcleo tiene protección legal segura, y en ella sólo se permiten actividades no destructivas y que no afecten adversamente los procesos naturales del ecosistema. Esta zona debe asegurar la protección a largo plazo de la biodiversidad in situ. · La zona Tapón: Está comprendida por aquellos espacios dónde sólo pueden realizarse actividades que contribuyan a los múltiples objetivos de la Reserva. Estas actividades corresponden a investigación científica, educación y formación ambiental, así como actividades turísticas, recreativas, uso tradicional de la tierra y como zona cultural estable. · La zona de transición: Es la parte más lejana de la zona núcleo y no está demarcada, pero corresponde a una dinámica y siempre expansiva zona de cooperación, donde el trabajo de la Reserva de la Biosfera es aplicado discretamente a las necesidades de las comunidades locales de la región. Así, la zona de transición puede contener asentamientos, campos, pastizales y bosques, y en ella se desarrollan actividades económicas que están en armonía con el medio ambiente natural y con la Reserva de la Biosfera.

  • La figura de Reserva de la Biosfera se otorga a espacios que cuentan con una riqueza natural y cultural representativas de los distintos ecosistemas del globo terráqueo. Este galardón lo concede la UNESCO, en el marco del programa MaB (Hombre y Biosfera). El territorio de una Reserva de Biosfera se divide en tres zonas según su nivel de protección: · La zona núcleo: Está compuesta por ecosistemas minimamente perturbados y característicos de una región del mundo. Un área núcleo tiene protección legal segura, y en ella sólo se permiten actividades no destructivas y que no afecten adversamente los procesos naturales del ecosistema. Esta zona debe asegurar la protección a largo plazo de la biodiversidad in situ. · La zona Tapón: Está comprendida por aquellos espacios dónde sólo pueden realizarse actividades que contribuyan a los múltiples objetivos de la Reserva. Estas actividades corresponden a investigación científica, educación y formación ambiental, así como actividades turísticas, recreativas, uso tradicional de la tierra y como zona cultural estable. · La zona de transición: Es la parte más lejana de la zona núcleo y no está demarcada, pero corresponde a una dinámica y siempre expansiva zona de cooperación, donde el trabajo de la Reserva de la Biosfera es aplicado discretamente a las necesidades de las comunidades locales de la región. Así, la zona de transición puede contener asentamientos, campos, pastizales y bosques, y en ella se desarrollan actividades económicas que están en armonía con el medio ambiente natural y con la Reserva de la Biosfera.

  • La figura de Reserva de la Biosfera se otorga a espacios que cuentan con una riqueza natural y cultural representativas de los distintos ecosistemas del globo terráqueo. Este galardón lo concede la UNESCO, en el marco del programa MaB (Hombre y Biosfera). El territorio de una Reserva de Biosfera se divide en tres zonas según su nivel de protección: · La zona núcleo: Está compuesta por ecosistemas minimamente perturbados y característicos de una región del mundo. Un área núcleo tiene protección legal segura, y en ella sólo se permiten actividades no destructivas y que no afecten adversamente los procesos naturales del ecosistema. Esta zona debe asegurar la protección a largo plazo de la biodiversidad in situ. · La zona Tapón: Está comprendida por aquellos espacios dónde sólo pueden realizarse actividades que contribuyan a los múltiples objetivos de la Reserva. Estas actividades corresponden a investigación científica, educación y formación ambiental, así como actividades turísticas, recreativas, uso tradicional de la tierra y como zona cultural estable. · La zona de transición: Es la parte más lejana de la zona núcleo y no está demarcada, pero corresponde a una dinámica y siempre expansiva zona de cooperación, donde el trabajo de la Reserva de la Biosfera es aplicado discretamente a las necesidades de las comunidades locales de la región. Así, la zona de transición puede contener asentamientos, campos, pastizales y bosques, y en ella se desarrollan actividades económicas que están en armonía con el medio ambiente natural y con la Reserva de la Biosfera. Tras la aprobación en 2017 de su ampliación, la superficie de la Reserva pasa de 7.158 hectáreas a 18.857 hectáreas, de las cuales 12.125 hectáreas pertenecen a la zona de transición y 6.429 hectáreas son marinas y, en cuanto a la incorporación de centros urbanos, la reserva cuenta ahora con 33.749 habitantes de Aljaraque y Punta Umbría, que han incorporado sus términos municipales.

  • La figura de Reserva de la Biosfera se otorga a espacios que cuentan con una riqueza natural y cultural representativas de los distintos ecosistemas del globo terráqueo. Este galardón lo concede la UNESCO, en el marco del programa MaB (Hombre y Biosfera). El territorio de una Reserva de Biosfera se divide en tres zonas según su nivel de protección: · La zona núcleo: Está compuesta por ecosistemas minimamente perturbados y característicos de una región del mundo. Un área núcleo tiene protección legal segura, y en ella sólo se permiten actividades no destructivas y que no afecten adversamente los procesos naturales del ecosistema. Esta zona debe asegurar la protección a largo plazo de la biodiversidad in situ. · La zona Tapón: Está comprendida por aquellos espacios dónde sólo pueden realizarse actividades que contribuyan a los múltiples objetivos de la Reserva. Estas actividades corresponden a investigación científica, educación y formación ambiental, así como actividades turísticas, recreativas, uso tradicional de la tierra y como zona cultural estable. · La zona de transición: Es la parte más lejana de la zona núcleo y no está demarcada, pero corresponde a una dinámica y siempre expansiva zona de cooperación, donde el trabajo de la Reserva de la Biosfera es aplicado discretamente a las necesidades de las comunidades locales de la región. Así, la zona de transición puede contener asentamientos, campos, pastizales y bosques, y en ella se desarrollan actividades económicas que están en armonía con el medio ambiente natural y con la Reserva de la Biosfera.

  • La figura de Reserva de la Biosfera se otorga a espacios que cuentan con una riqueza natural y cultural representativas de los distintos ecosistemas del globo terráqueo. Este galardón lo concede la UNESCO, en el marco del programa MaB (Hombre y Biosfera). El territorio de una Reserva de Biosfera se divide en tres zonas según su nivel de protección: · La zona núcleo: Está compuesta por ecosistemas minimamente perturbados y característicos de una región del mundo. Un área núcleo tiene protección legal segura, y en ella sólo se permiten actividades no destructivas y que no afecten adversamente los procesos naturales del ecosistema. Esta zona debe asegurar la protección a largo plazo de la biodiversidad in situ. · La zona Tapón: Está comprendida por aquellos espacios dónde sólo pueden realizarse actividades que contribuyan a los múltiples objetivos de la Reserva. Estas actividades corresponden a investigación científica, educación y formación ambiental, así como actividades turísticas, recreativas, uso tradicional de la tierra y como zona cultural estable. · La zona de transición: Es la parte más lejana de la zona núcleo y no está demarcada, pero corresponde a una dinámica y siempre expansiva zona de cooperación, donde el trabajo de la Reserva de la Biosfera es aplicado discretamente a las necesidades de las comunidades locales de la región. Así, la zona de transición puede contener asentamientos, campos, pastizales y bosques, y en ella se desarrollan actividades económicas que están en armonía con el medio ambiente natural y con la Reserva de la Biosfera.

  • La figura de Reserva de la Biosfera se otorga a espacios que cuentan con una riqueza natural y cultural representativas de los distintos ecosistemas del globo terráqueo. Este galardón lo concede la UNESCO, en el marco del programa MaB (Hombre y Biosfera). El territorio de una Reserva de Biosfera se divide en tres zonas según su nivel de protección: · La zona núcleo: Está compuesta por ecosistemas minimamente perturbados y característicos de una región del mundo. Un área núcleo tiene protección legal segura, y en ella sólo se permiten actividades no destructivas y que no afecten adversamente los procesos naturales del ecosistema. Esta zona debe asegurar la protección a largo plazo de la biodiversidad in situ. · La zona Tapón: Está comprendida por aquellos espacios dónde sólo pueden realizarse actividades que contribuyan a los múltiples objetivos de la Reserva. Estas actividades corresponden a investigación científica, educación y formación ambiental, así como actividades turísticas, recreativas, uso tradicional de la tierra y como zona cultural estable. · La zona de transición: Es la parte más lejana de la zona núcleo y no está demarcada, pero corresponde a una dinámica y siempre expansiva zona de cooperación, donde el trabajo de la Reserva de la Biosfera es aplicado discretamente a las necesidades de las comunidades locales de la región. Así, la zona de transición puede contener asentamientos, campos, pastizales y bosques, y en ella se desarrollan actividades económicas que están en armonía con el medio ambiente natural y con la Reserva de la Biosfera.

  • Serie de Mapas Guías georreferenciados de Espacios Naturales de Andalucía, publicados por las Consejerías de Medio Ambiente y Obras Públicas y Transportes entre los años 1998 a 2007. Sierra de Aracena y Picos de Aroche; Sierra Norte de Sevilla; Los Alcornocales; Cabo de Gata-Níjar; Sierra Alhamilla, Tejeda y Almijara; Sierras Subbéticas; Sierra de las Nieves; Sierra Mágina; Sierra de Huetor; Sierra de Grazalema; Doñana; Sierra Nevada; Sierra de Hornachuelos; Sierras de Cazorla, Segura y las Villas; Despeñaperros; Sierra de Castril; Sierra de Baza; La Breña y Marismas del Barbate.